Tuesday, June 27, 2017

The Dark Side Of Tourism in Cuba

The Dark Side Of Tourism in Cuba

14ymedio, Zunilda Mata, Viñales, 27 June 2018 — At the entrance to Calle
Obispo a guide explains to her customers the restoration works in the
historical center of Havana. A few yards away, the line to exchange
currency is full of foreigners and in the corner bar one hears English,
French and German. Tourism is shaping the face of several areas of Cuba
and becoming a problem for their residents.

"In this neighborhood you can't even walk," complains Idania Contreras,
a resident of Obrapía Street in Old Havana and a law graduate. "At first
people were happy because the area improved economically, but little by
little the tourists have been taking over all the spaces and this is
less and less like a neighborhood where people live."

As a consequence of the increase in tourism, prices have also
risen. "Now buying fruits in the markets is a headache because they are
hoarded by the people who rent to tourists," adds Contreras. "A
pineapple never costs less than 20 Cuban pesos because the private
restaurants in the area can pay that amount, because they sell the
tourists a piña colada for three times that price," she explains. In her
view, those mainly affected are the citizens themselves who can't afford
these prices.

Contreras, who worked for a few months in a real estate management
office, says housing prices are also up in the area. "The price per
square meter has exploded around the Plaza de la Catedral, the Plaza de
San Francisco and the streets where it is most profitable streets." She
also says that these areas are beginning to look like the center of
Barcelona or Venice, where fewer and fewer families are living.

However, she acknowledges that "the problem has not yet reached the
point of other cities in the world that receive many more tourists," but
she is concerned because there are no "public policies to alleviate the
problems we are already experiencing."

Contreras's biggest fear is that there is only talk of the positive side
of tourism, while some streets in the area are already showing symptoms
of congestion and tourism activity aggravates the problems of waste
treatment and water supply.

Several regions of the island face the challenge of absorbing an
increasing number of travelers despite the precariousness of their
infrastructure. Among the areas most affected by the avalanche of
visitors are the Viñales valley, the city of Trinidad, the Varadero
resort area and the Cuban capital.

"It is very difficult for a Cuban to rent a room because homeowners
prefer to rent only tourists," warns Gustavo, a handicraft seller near
the Casa de la Trova in the city of Trinidad, which was declared a World
Heritage Site by UNESCO in 1988 and is now an obligatory stop on many of
the package tours.

"This whole area is focused on foreigners," he says. The salesman, born
on the outskirts of Trinidad, believes that there are many people who
benefit from tourism, but on the way he has lost the city he knew as a
child. "Now it has been commodified and everything has a price, even
people," he laments.

In all the tourist hubs, along with an increase in private businesses
there is also an increase in prostitution. "At night the discos are full
of yumas, foreigners, with young girls and it is a really pitiful show
for our children," notes Gustavo.

"[Tourism] is more positive than negative because 30 years ago this city
had old and beautiful houses, but nothing more," says the seller despite
his reservations about this economic sector.

Carlos and his two children live on the road to Viñales. Coming from a
family of farmers, they now sell fruit at a stand by the side of the
road. "Most of our customers are foreigners coming and going from the
Valley," says the farmer. He hasn't gone into town for two years
because, he says, "you can't take a step with so many tourists."

The winding road that leads to Viñales also suffers with the increase of
vehicles. "It's a rare week that there is not an accident in this
section," recounts Carlos while pointing to one of the curves near his
house. The number of travelers interested in the area seems to have
grown, but the seller points out that the streets and roads remain the
same and that no expansion has been undertaken.

Carlos's closest neighbors have a thriving business that offers
horseback rides to travelers. They gain much more from
these "ecotours" than they could sowing beans or tobacco, another change
that is due to the avalanche of visitors. "Before this was predominantly
a farming area with strong traditions, but now everything is being
lost," he says.

A few yard away, a tobacco drying shed stands with its gabled roof and
its walls made of logs. In the interior, a peasant shows a dozen
tourists how the leaves re dried. "This shed has been set up for groups
who want to see how the process is done, it's pure showcase," says
Carlos. "In this town everything is already like this."

Source: The Dark Side Of Tourism in Cuba – Translating Cuba -
http://translatingcuba.com/the-dark-side-of-tourism-in-cuba/

Informe de EE.UU. sobre trata de personas denuncia trabajo en el campo de estudiantes cubanos

Informe de EE.UU. sobre trata de personas denuncia trabajo en el campo
de estudiantes cubanos

La administración Trump no bajó a Cuba al nivel 3 de su informe anual
sobre la trata de personas, sino que la dejó en la lista de observación
del nivel 2, donde la puso Obama. Cuba rechaza que cooperantes
internacionalistas puedan ser víctimas de trabajo forzado.
Luego de permanecer dos años en una lista de vigilancia, Cuba debía
haber sido bajada de nuevo al nivel tres ─el peor─ en el Informe anual
sobre el tráfico de personas de EE.UU., pero en el reporte 2017
publicado este martes por el Departamento de Estado decidió mantener a
ese país un año más en observación, considerando que ha hecho esfuerzos
significativos, al menos en el área de la trata sexual.

El informe anual sobre trata de personas del Departamento de Estado
incluye cuatro categorías: Nivel 1, para las naciones que cumplen con
las normas mínimas de Estados Unidos; Nivel 2, que incluye a aquellos
que están haciendo esfuerzos significativos para lograrlo; "Lista de
vigilancia" del Nivel 2, para aquellos que merecen un escrutinio
especial; y Nivel 3 para los países que no cumplen plenamente con las
normas mínimas de Estados Unidos y no están haciendo esfuerzos
significativos para lograrlo.

Los países del Nivel 3 pueden enfrentar sanciones, entre ellas la
pérdida de la asistencia de Estados Unidos y del apoyo de Washington
para recibir préstamos del Banco Mundial y del Fondo Monetario
Internacional, hasta que haya una profunda revisión.

En el informe 2017, el apartado correspondiente por países señala que
Cuba no reúne todas las normas mínimas para la eliminación de la trata
sexual, pero se le reconocen "esfuerzos significativos" en el período
reportado, en cuanto a procesar y sentenciar a traficantes sexuales;
ofrecer servicios a las víctimas; publicar un reporte sobre las medidas
tomadas por el Estado y coordinarlas entre los diferentes ministerios.

Cuba no asciende de la lista de observación hacia el nivel 2 sin
asterisco, entre otras razones, porque el código penal no criminaliza
todas las formas de la trata de personas; no se prohíbe, persigue y ni
siquiera se admite la posibilidad de que el trabajo forzado afecte a sus
nacionales en misiones médicas en el exterior, y tampoco se observó un
mayor esfuerzo que en el período previo.

Luego de mantenerla desde 2011 hasta 2014 en el nivel 3 de la
clasificación, la administración Obama ubicó a La Habana a partir de
2015 en la relación de países del nivel 2 pero bajo escrutinio, que
incluye a aquellos cuyos gobiernos no cumplen estrictamente con las
normas mínimas de la Ley de protección a las víctimas del tráfico (TVPA)
de EE.UU., pero están haciendo esfuerzos significativos para ajustarse a
esos estándares.

La imparcialidad del informe 2015 fue cuestionada en un extenso
reportaje de la agencia Reuters, en el cual 12 fuentes amparadas en el
anonimato opinaron que las conclusiones relativas a 14 países, entre
ellos Cuba, Malasia, China, India, Uzbekistán y México, fueron alteradas
debido a presiones ejercidas por altos funcionarios de Estados Unidos.

En el caso de Cuba, en el reporte publicado a cuatro meses del inicio
del deshielo habría predominado la valoración del Departamento de
Asuntos del Hemisferio Occidental de la cancillería por sobre la Oficina
para Monitorear y Combatir el Tráfico de Personas, con "un número de
recomendaciones rechazadas que sugiere ─ escribió Reuters─ un nivel de
intervención nunca antes visto por diplomáticos en un informe que puede
conducir a sanciones y es la base de las políticas antitráfico de muchos
países".

En relación con el tráfico de personas con propósitos de comercio sexual
la cancillería estadounidense recuerda en su reporte 2017 que Cuba es
fuente y destino de tráfico sexual, y que en la isla tiene lugar el
turismo sexual con menores. Se encomian varias medidas adoptadas,
incluyendo una mayor severidad en las sentencias, aunque se expresa
preocupación por la desprotección legal en que se encuentran los jóvenes
desde los 16 años (la mayoría legal de edad en la isla) hasta los 18,
una inquietud que también fue planteada en abril durante su visita a La
Habana por la relatora temática de Naciones Unidas, Maria Grazia
Giammarinaro.

Acerca del trabajo forzado, el informe 2017 incluye por primera vez el
trabajo no remunerado en la agricultura de los estudiantes de
preuniversitario.

Sobre las denuncias de trabajo forzado en la labor de los cooperantes
cubanos de la salud enviados a misiones en el exterior, expone diversos
puntos de vista acerca de las presuntas amenazas de represalias a la
familia, restricción de movimiento, amenazas de revocación de licencia,
vigilancia después del trabajo, etc.

El documento afirma que el gobierno es el principal empleador en la
economía cubana incluso para los participantes en misiones en el
extranjero que, dice, comprenden a 84.000 cooperantes en 67 países y
constituyen una fuente significativa de ingresos para el gobierno.

Un punto nuevo es que según el Departamento de Estado La Habana reconoce
ahora que retiene los pasaportes de su personal médico en Venezuela,
aunque lo justifica por razones de seguridad.

En un informe enviado a la relatora Giammarinaro, dos organizaciones de
derechos humanos del exilio cubano, Human Rights Foundation y Archivo
Cuba, denunciaron en abril que Cuba no solo practica la trata de
personas, sino que para obtener divisas depende de dos formas de tráfico
humano ejercidas desde el gobierno: la exportación de los servicios de
sus profesionales en condiciones de servidumbre, y la migración forzosa
o estimulada por el Estado.

Source: Informe de EE.UU. sobre trata de personas denuncia trabajo en el
campo de estudiantes cubanos -
https://www.martinoticias.com/a/informe-de-eeuu-sobre-trata-de-personas-denuncia-trabajo-en-el-campo-de-estudiantes-cubanos/147718.html

Con 56% de tierras baldías, agricultura cubana no levanta vuelo

Con 56% de tierras baldías, agricultura cubana no levanta vuelo

Salvo en algunos renglones, un informe de la Oficina Nacional de
Estadísticas reseñado por Reuters arroja crecimientos marginales e
insuficientes, estancamientos y retrocesos en la producción agrícola
2016 de un país que dedica $2.000 millones al año a importar alimentos.
Más de la mitad de las tierras cultivables de Cuba permanecen en
barbecho casi diez años después de que el gobierno se comprometiera a
cultivarlas, y la producción de alimentos es lenta, de acuerdo con un
informe oficial.

Cuba aún no ha publicado cifras sobre el total de la producción agrícola
del año pasado, pero el reporte dado a conocer el fin de semana por la
Oficina Nacional de Estadísticas e Información, ONEI, indicó solo una
mejoría marginal en 2016 respecto al año anterior.

El estado es propietario del 80 por ciento de las tierras y arrienda la
mayor parte a usufructuarios y cooperativas. El resto es propiedad de
familias de pequeños agricultores privados y de sus cooperativas.

A pesar de la entrega en usufructo de pequeñas parcelas a unos 200.000
aspirantes a agricultores en el último decenio, el informe precisa que
sólo 2,7 millones de hectáreas de los 6,2 millones de hectáreas de
tierras arables disponibles estaban cultivadas el año pasado.

El gobierno cubano a menudo culpa al mal tiempo y la falta de mano de
obra y capital por la mala utilización de la tierra y la baja
producción, mientras los críticos señalan que se debe a la escasa
propiedad privada e inversión extranjera, una infraestructura endeble y
una burocracia de estilo soviético.

Después de asumir oficialmente el gobierno de Cuba en 2008, debido a la
incapacidad por enfermedad de su hermano Fidel, Raúl Castro prometió
convertir en sus máximas prioridades el aumento de la producción de
alimentos y la reducción de la dependencia de la isla de las
importaciones de comestibles.

Castro comenzó a distribuir tierras en usufructo, a descentralizar la
toma de decisiones y a introducir mecanismos de mercado en el sector.
Pero la mayor parte de estos esfuerzos ha fracasado y el gobierno ha
reculado recientemente en sus reformas de mercado, retomando la
asignación de recursos, la fijación de precios y el control del grueso
de la distribución.

Pese a sus problemas de liquidez Cuba importa cada año alrededor de
$2.000 millones de dólares en alimentos para cubrir el 60% de la demanda
nacional, invirtiendo principalmente en la compra a granel de granos y
cereales como arroz, maíz, soya y frijoles, así como en leche en polvo y
pollos congelados.

El año pasado, $232 millones de dichas importaciones se hicieron desde
Estados Unidos, en virtud de una excepción al embargo comercial que
permite a La Habana comprar en efectivo productos y materias primas
agrícolas.

El país no produce trigo ni soya, aunque se están realizando
experimentos para producir esta última. En los diez años el gobierno ha
invertido millones de dólares, sin mucho éxito, para producir más maíz,
arroz, frijoles, carne y productos lácteos, con la esperanza de reducir
las importaciones.

La producción de arroz sin procesar fue en 2016 de 514.000 toneladas,
para un incremento de más del 20 por ciento respecto al año anterior.
Pero esa cifra, que representa sólo un tercio del consumo nacional,
apenas superó las 436.000 toneladas producidas en 2008, y fue inferior a
las 642.000 cosechadas cinco años atrás.

La producción de frijoles registró 137.000 toneladas, un incremento de
más del 15 por ciento respecto al año anterior, y más que las 117.000
obtenidas en 2012, pero un avance discreto en comparación con las
127.000 toneladas de 2008.

Con 404.000 toneladas el año pasado, el incremento en la producción de
maíz fue de aproximadamente 10 por ciento con respecto a 2015 y a las
360.000 reportadas 5 y 10 años antes, Pero de nuevo, sólo alcanza para
cubrir un tercio del consumo nacional.

La producción de carne de cerdo y de res se elevó en 2016, mientras que
la de leche, huevos y pollo se estancó.

Los cultivos de exportación, desde el café y los cítricos hasta el
tabaco y el azúcar de caña, no experimentaron crecimientos
significativos, y en algunos casos disminuyeron.

Las cosechas de tubérculos y verduras mejoraron un 15 por ciento a lo
largo del decenio y alcanzaron 5,3 millones de toneladas el año pasado,
un aumento de 200.000 toneladas con relación a 2015. Un millón de
toneladas de bananos y plátanos en 2016 significó una mejoría de 15 por
ciento en comparación con un promedio para la década de 850.000 toneladas.

[Marc Frank, Reuters. Traducción de Rolando Cartaya]

Source: Con 56% de tierras baldías, agricultura cubana no levanta vuelo
-
https://www.martinoticias.com/a/con-56-porciento-de-tierras-cultivables-baldias-agricultura-cubana-no-levanta-vuelo/147709.html

Informe: Las tierras agrícolas cubanas están en barbecho y la producción languidece

Informe: Las tierras agrícolas cubanas están en barbecho y la producción
languidece
AGENCIAS | La Habana | 27 de Junio de 2017 - 13:32 CEST.

Más de la mitad de la tierra cultivable de Cuba permanece en barbecho
casi una década después de que el Gobierno se comprometiera a
cultivarla, mientras la producción languidece, según un informe
gubernamental citado por Reuters.

El informe difundido durante este fin de semana por la Oficina Nacional
de Estadísticas (ONEI) indicó solo una leve mejora en 2016 con respecto
al año anterior.

El Estado posee el 80% de la tierra y alquila la mayor parte de ella a
agricultores y cooperativas. El resto, un 20%, es propiedad de
agricultores, familias y cooperativas.

A pesar del arrendamiento de pequeñas parcelas de tierra a unos 200.000
agricultores durante la última década, el informe precisó que solo 2,7
millones de hectáreas (6,7 millones de acres) de los 6,2 millones de
hectáreas disponibles están cultivadas.

Según apunta Reuters, el Gobierno cubano a menudo culpa por el pobre uso
de la tierra y la baja producción al mal tiempo, a la falta de mano de
obra y de capital, mientras que los críticos señalan que es debido a la
falta de propiedad privada y de inversión extranjera, así como a la
infraestructura desvencijada y la burocracia al estilo "soviético".

El general Raúl Castro inició el arrendamiento de tierras,
descentralizando la toma de decisiones e introduciendo mecanismos de
mercado en el sector. Pero el Estado ha retrocedido en varias de
estas reformas, entre otras cosas por medidas como la fijación de
precios y el control de la mayor parte de la distribución.

Cuba importa más del 60% de los alimentos que consume a un costo de
alrededor de 2.000 millones de dólares anuales, principalmente cereales
y granos a granel (como arroz, maíz, soja y frijoles), así como leche en
polvo y pollo.

El año pasado, 232 millones de dólares de las importaciones vinieron de
los Estados Unidos bajo una excepción al embargo comercial que permite
las ventas agrícolas en efectivo.

El país no produce trigo ni soja, aunque se están realizando
experimentos para producir este último. Durante la última década, el
Gobierno ha invertido millones de dólares en maíz, arroz, frijoles,
carne y producción de leche con la esperanza de reducir las
importaciones, pero con poco éxito.

La producción de arroz no procesado fue de 514.000 toneladas en 2016, un
aumento de más del 20% con respecto al año anterior. Pero esa cifra, que
representa apenas un tercio del consumo nacional, apenas sobrepasó las
436.000 toneladas reportadas en 2008 y fue menos de las 642.000
producidas hace cinco años.

Los frijoles pesaron 137.000 toneladas, un aumento de más del 15% con
respecto al año anterior y en comparación con 117.000 en 2012, pero poco
cambió de la cifra de 127.000 toneladas de 2008.

El maíz, con 404.000 toneladas el año pasado, subió un 10% respecto a
2015, pero solo cubrió un tercio del consumo nacional.

La producción de cerdo y vacuno ha aumentado, mientras que la producción
de leche, pollo y huevos se ha estancado, según el informe de la ONEI.

Los cultivos de exportación, desde el café y los cítricos hasta el
tabaco y la caña de azúcar, no han aumentado significativamente y, en
algunos casos, han disminuido.

El tonelaje de hortalizas de raíz y hortalizas ha mejorado un 15% en el
decenio y alcanzó los 5,3 millones de toneladas el año pasado, un
aumento de 200.000 toneladas.

Los plátanos de fruta y de vianda aumentaron un 15%, llegando a un
millón de toneladas en 2016, en comparación con un promedio de alrededor
de 850.000 toneladas a lo largo de la década.

Source: Informe: Las tierras agrícolas cubanas están en barbecho y la
producción languidece | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1498563179_32164.html

Sunday, June 25, 2017

Cuba policy change: Poultry exports could be impacted

Cuba policy change: Poultry exports could be impacted
By Mary Sell Montgomery Bureau Jun 25, 2017

MONTGOMERY – Agriculture officials and industry leaders in Alabama for
years have lobbied for expanded exports to socialist Cuba, a country
where they see a promising market for the state's poultry products.

Now they're waiting to see what President Donald Trump's recent, more
restrictive policy change with Cuba will mean for the millions of tons
of poultry that leave Mobile for the island nation every month.

Alabama Agriculture Commissioner John McMillan last week said exports to
Cuba could be impacted by that country's response to the president's
directive.

"Particularly, with Raul Castro stepping down in early '18," McMillan
said. "We're going to be anxious to see what the Cuban government's
policy is going to be.

"If something undesirable happens there, that would be on the Cuba
side," he said. "We hope that doesn't happen."

Earlier this month, Trump said the U.S. would impose new limits on U.S.
travelers to the island, and ban any payments to the military-linked
conglomerate that controls much of the island's tourism industry, the
Associated Press reported.

Trump also declared "the harboring of criminals and fugitives will end.
You have no choice. It will end."

He said the U.S. would consider lifting those and other restrictions
only after Cuba returned fugitives and made a series of other internal
changes, including freeing political prisoners, allowing freedom of
assembly, and holding free elections.

Cuba's foreign minister later rejected the policy change, saying, "We
will never negotiate under pressure or under threat." He also said Cuba
refuses to return U.S. fugitives who have received asylum in Cuba.

About 7 million tons of poultry are shipped from the Port of Mobile each
month to Cuba. But Cuba has other options for importing agriculture
products, McMillan said, including Mexico, South America and Canada.

"They have choices. Some of those choices may be more expensive, that
may be our advantage," said McMillan, who has taken multiple trips to
Cuba and advocated for expanded agriculture exports.

There are human rights violations in China, but no one is cutting off
trade there, McMillan said.

"The bottom line, I think, is that the best way to format change down
there is to continue trade with them," he said.

Armando de Quesada of Hartselle disagrees. He was 10 when he fled Cuba
in 1962. On this issue, he agrees with Trump.

"Any dollars that go to Cuba automatically go to the Castro regime,"
Quesada said. "It's not like here. Over there, the government owns
everything. There's no benefit to the Cuban people."

Growth of private industry is limited, and Quesada doesn't think opening
relations between the two countries will effect change.

"I don't think enriching them helps the cause of freedom," he said. "It
doesn't help the people."

Ag shipments to Cuba weren't part of former President Barack Obama's
policy with the socialist country. In 2000, Congress began allowing a
limited amount of agriculture exports to Cuba.

"We've been trading with them for some time," said Johnny Adams,
executive director of the Alabama Poultry and Egg Association. While
Obama made it easier, it's still cumbersome, he said.

"We're not allowed to give them credit. They have to pay us up front
through a third party," Adams said. "Normalizing trade would make it a
lot easier."

Like McMillan, Adams has been to Cuba multiple times.

"We have the highest quality, most reasonably priced poultry in the
world and we're 90 miles away," Adams said.

"Hopefully, everyone can sit down and work things out between the two
countries," Adams said. "We've enjoyed our relationship with the Cuban
people, and would like to see it get better."

Source: Cuba policy change: Poultry exports could be impacted | State
Capital | timesdaily.com -
http://www.timesdaily.com/news/state-capital/cuba-policy-change-poultry-exports-could-be-impacted/article_b5b4e281-978f-5f8c-bf8d-79e2643e2440.html

Saturday, June 24, 2017

Si los clientes preguntan, no les digan la causa del cierre

'Si los clientes preguntan, no les digan la causa del cierre'
La orden que recibieron los trabajadores de una popular cafetería estatal
Jueves, junio 22, 2017 | Fernando Donate Ochoa

HOLGUÍN, Cuba.– Ha transcurrido casi un mes desde que el concurrido café
Las Tres Lucías de esta ciudad, a 700 kilómetros de la Habana, cerró
misteriosamente sus puertas.

Una escueta nota colocada en la fachada informa que por reparaciones la
instalación no está brindando servicio, algo que llama la atención a los
lugareños porque el local fue remodelado hace poco más de un año.

"Si los clientes preguntan, no les digan la causa del cierre", así se
les exigió a los trabajadores del lugar en una reunión con los
directivos, dice a CubaNet un dependiente bajo identidad reservada, por
temor a ser despedido.

El techo del local es de tejas criollas y su construcción se remonta
hacia principios del pasado siglo. "Las vigas de madera que la sostienen
están muy deterioradas y existe peligro de derrumbe", comenta el empleado.

El problema se descubrió fortuitamente cuando la luz del sol penetró por
el falso techo. "Si eso no sucede, el local continuaría abierto y el
techo se hubiera derrumbado provocando pérdidas materiales y de vidas
humanas", puntualiza.

Con diez años de servicio ininterrumpido, la instalación fue objeto de
una amplia restauración para ser reinaugurada el 20 de octubre del 2015,
en saludo al día de la cultura cubana.

En esa ocasión, durante la confección del proyecto constructivo, los
especialistas no incluyeron la reparación del techo del establecimiento,
aunque se sabía de antemano el deterioro del mismo. "Eso llevaría mucho
tiempo y la idea era entregar el trabajo el día de la cultura cubana, y
de paso, dar la imagen de una ciudad que rejuvenece", confiesa a
CubaNet, en anonimato, un arquitecto de Umbrales, la empresa que llevó a
cabo la restauración.

A la reinauguración del local asistió Luis Antonio Torres Iribar, la
máxima autoridad comunista de la provincia, quien elogió el trabajo de
remodelación por devolverle la lozanía al "querido y emblemático lugar".

Hasta hoy, y después del precipitado cierre, se desconoce la fecha de la
reapertura del café Las Tres Lucías. Las obras constructivas no han
comenzado producto a un enrevesado proceso burocrático que transcurre
entre un dictamen técnico, una solicitud de proyecto, un permiso a las
entidades consultoras y la firma del contrato con la empresa que
suministrará la madera.

"Si esta cafetería fuese privada ya estuviera abierta", dijo un joven
que pasaba por el lugar.

Algo similar le sucedió a otro sitio gastronómico del Estado y
representativo de la ciudad. Se trata del Rincón del Guayabero, un
céntrico club nocturno que, después de años de abandono, fue
reinaugurado el 29 de diciembre de 2014.

Sin embargo, los 800 mil pesos invertidos para rescatar el lugar no
fueron suficientes y a solo tres años de su reapertura, el local volvió
a cerrar por filtraciones de agua.

La empresa estatal Umbrales, que también se encargó del proyecto, no
realizó un buen trabajo en el rescate del inmueble.

"La mala calidad constructiva hizo que se levantara el piso y comenzara
a penetrar el agua de los manantiales subterráneos", asegura un
constructor que se identifica como Carlos, integrante de una cooperativa
no agropecuaria de la construcción que se encargó de las labores de
restauración del local.

Después de su reinauguración, los trabajadores y clientes del Rincón del
Guayabero, sitio atípico en la ciudad por prestar servicio en un sótano
situado en la calle Miró, elogian la labor realizada por estos
trabajadores del sector privado.

Source: 'Si los clientes preguntan, no les digan la causa del cierre'
CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/si-los-clientes-preguntan-no-le-digan-la-causa-del-cierre/

Cebar pollos con confidencialidad, ¡qué cosas!

Cebar pollos con confidencialidad, ¡qué cosas!
ELÍAS AMOR | Valencia | 24 de Junio de 2017 - 08:40 CEST.

Parece una guasa cubana, pero no lo es. Asombroso. Es una información
publicada en Juventud Rebelde que anuncia, a bombo y platillo, que "las
posibilidades de reanudar la ceba de pollo en Cuba están cercanas
gracias a acuerdos de confidencialidad con firmas extranjeras", según
fuentes del Departamento de Producción de la Dirección Avícola del Grupo
Ganadero, adscrito al Ministerio de la Agricultura.

Nada más y nada menos que "cebar pollos" con uno de los proyectos
incluidos en la famosa "cartera de oportunidades para la inversión
extranjera" que más de uno sigue intentando comprender, dada la
complejidad de los asuntos que se plantean en la misma. Al parecer, el
proyecto tiene como objetivo "un módulo de 10.000 toneladas de carne de
pollo o un poco más anualmente" (qué más da la cifra definitiva, tal vez
lo menos importante sea la cantidad exacta) y "que puede replicarse en
nueve empresas del país".

Según se afirma en Juventud Rebelde, y perdonen mi ignorancia, "el pollo
se ceba con una tecnología moderna a nivel mundial, por lo que para que
Cuba pueda competir con grandes productores, como EEUU y Brasil, tiene
que hacerlo con eficiencia; de lo contrario no sería viable desde el
punto de vista económico". Sorprendente. Cuba compitiendo a nivel
internacional en ceba de pollos.

La pregunta que surge, de forma inmediata, es: ¿pero acaso en Cuba no ha
existido un interés hasta ahora por la ganadería avina? La respuesta la
saben los cubanos. Con el racionamiento, el cuarto de pollo al mes daba
para estirarlo en varias comidas, y cuando se acababa, que era pronto,
había que resolver. Ahora, el régimen quiere superar el absurdo
racionamiento con un proyecto de inversión extranjera. Es como asumir
que en Cuba es imposible producir carne de ave para alimentar a la
población y lo que sobre, exportarlo. No. Es justo lo contrario. El
régimen comunista no creó incentivo alguno para promover la producción
de alimentos y la libre elección de los cubanos.

Antes de 1959 había pollo en Cuba para dar de comer a toda la población
y sobraba. Después se agotó. Pregúntense por qué. El régimen castrista
estaba en otras cosas. Ustedes ya saben, pero ahora, en 2017, y con la
situación económica en el límite, ya no se puede jugar más al bueno y al
malo. A ver cómo sale la operación.

De momento se lo están tomando con interés, a tenor de la información de
Juventud Rebelde. Parece que "se han firmado acuerdos de
confidencialidad y trabajo con varias empresas extranjeras, pues estos
emprendimientos se acometerán en sociedades mixtas".

Perdonen mi ignorancia, pero no sabía que para cebar aves se necesitara
"confidencialidad". No son células madre, ni tecnología disruptiva de la
cuarta revolución industrial: es cebar pollos para producir carne
suficiente para que la gente coma lo que quiera y cuando quiera, a
precios competitivos. ¿Es tan difícil hacer las cosas con normalidad en
la economía castrista?

A mí no me cabe la menor duda que Cuba cuenta, como se señala en
Juventud Rebelde, con técnicos y profesionales de gran experiencia en
esta actividad; así como con instituciones especializadas en
Investigaciones avícolas con más de 40 años de experiencia. Cuenta,
además, con una Empresa de Genética Avícola, surgida como parte del
Combinado Avícola Nacional, en 1964; y áreas con infraestructura
logística como viales, electricidad, pozos, cisternas y otras garantías.
Además, "aunque todas las provincias tienen experiencia para realizar la
referida actividad, pues en la década de los 80 del pasado siglo en el
país se producían cerca de 120.000 toneladas de carne de ave
anualmente", existe más concentración en unas que en otras, en función
de las plantas de incubación disponibles.

Sin embargo, lo que le falta a la economía cubana es espíritu de
empresa, libertad económica, derechos de propiedad privada y, por lo
mismo, menos injerencia del Gobierno en la economía. En definitiva, para
que un sector cualquiera de la economía cubana pueda funcionar hace
falta asumir que ese es el modelo que funciona como en el resto del
mundo, y no esa maraña de burocracia ineficiente que es el castrismo.

¿Cuándo se darán cuenta y despertarán de la pesadilla? No hay
alternativa. La economía tiene unas reglas que se tienen que se deben
conocer y cumplir. Las empresas mixtas que quieren crear con el objetivo
de sustituir las importaciones de más de 1.000 toneladas anuales de ese
producto que actualmente realiza el país son solo una pequeña gota que
no derrama el vaso. Hay que ir a más.

Este artículo apareció en el blog Cubaeconomía. Se reproduce con
autorización del autor.

Source: Cebar pollos con confidencialidad, ¡qué cosas! | Diario de Cuba
- http://www.diariodecuba.com/cuba/1498247368_32078.html